viernes, 27 de junio de 2008

Miedo a encariñarme demasiado

Tengo miedo a encariñarme demasiado con quien después voy a tener que dejar ir. Porque me pasó, y es feo. Alguien a quien le cuento tantas cosas, quien puede hacerme hablar de todo eso, alguien que logró mi confianza y me hace sentir cómoda es alguien que se torna importante para mí. Y ya lo hizo. En sus oídos hubo cosas que nunca antes habían salido de mi boca y nunca pensé que saldrían. En su rostro pude encontrar la comodidad y la confianza y de a poco siento que realmente la necesito a mi lado, que me gusta tenerla y que me va a ayudar. Pero cuando tenga que dejarla ir, ¿me será tan fácil? Alguien que logró todo esto ya tiene un rincón en mi corazón y me será difícil dejarla. Una persona que tanto me ayuda, tanto me inspira, tanta atención me presta y tanto me hace pensar… ¿será olvidada tan fácilmente? Definitivamente, no. Y tengo miedo a encariñarme demasiado si en algún momento voy a tener que dejarla ir. Porque soy así de apegada, de sensible y necesito que las personas a quienes les hice un rinconcito dentro mío, se queden, no se me escapen, y me duele verlas partir y alejarse nuevamente. ¿Estaré encariñándome más de lo que debo?

4 comentarios:

digler dijo...

yo creo que las personas que en verdad queremos y con quienes logramos tantan empatía, jamás desaparecen de nuestra vida, por más que no las volvamos a ver. todo lo que compartimos y vivimocs junto a ellas permanece imperturbable en nuestro corazón.

Nicolas dijo...

Si te contenes, despues vas a arrepentirte.

Al final nadie sabe nada del destino.

NADIE.

Mustapha Ibrahim dijo...

No sé si puedo usar este espacio como debate, igual me atrevo a intentarlo:
Leí tu entrada, y el primer comentario: Para mí, la gente se va, sea importante o no. Por supuesto, cuanto más importa más se nota. Por otro lado, creo que el tiempo y la distancia ayudan un poco a hacer más llevadera la separación. Co mo cuando terminás los estudios y todos dicen NO SE CORTEN Y suddenly, todos desaparecen. por mi lado, creo que soy el único pelotudo entre toda la gente que está acá que por lo menos a alguien trato de contactar.
Buscá en mi blog una entrada llamada "GENTE VALIOSA", ALGO PARECIDO A LO QUE PUEDE SER LO QUE QUIERO DECIR.

Un abrazo y NO TE CORTES See ya!!

Vale Becker dijo...

Mustapha, veo tu punto de vista, también veo el de Digler... y tengo el mío, comparto con ambos. Yo creo que la gente aparece en nuestras vidas porque realmente tienen algo para dejarnos, para enseñarnos, para compartir con nosotros, porque de una forma u otra fuimos hechos para encontrarnos en algún punto de la vida que transitamos todos juntos, pero a veces muy distanciados.
Es cierto lo que decís vos, nadie se queda, todos se van, todos desaparecen. Cuando la gente ya no tiene más nada que hacer con nosotros, cuando aquello a lo que venían ya se dio, se van, desaparecen... y lo que queda es el recuerdo, el aprendizaje. Creo que a lo que Digler se refiere es a esto que queda, que nos acompaña para siempre. La gente no, su cuerpo no, su mirada tampoco, ni su voz, ni su abrazo... pero sí el recuerdo, los momentos vividos.
Y a lo que yo iba con mi entrada era que el día que esa persona se vaya físicamente voy a necesitarla seguramente, voy a sentirme sola, pero no tengo duda que los recuerdos y el aprendizaje van a perdurar. Para siempre. Porque aprendemos con cada paso que damos en esta vida. Gracias por tu opinión y tu debate.