sábado, 31 de mayo de 2008

No quiero que me priven de un amanecer

No quiero que me priven de un amanecer.
No quiero ver el naranja con alguna interferencia
que no pertenezca
a la propia inmensidad
de la naturaleza.
Quiero verlo de nuevo
y de nuevo
y de nuevo.
Y no me voy a cansar.
Quiero verlo hoy,
mañana
y el día siguiente.
Y sé que no me voy a hartar.

Porque es así
hermoso como la belleza propia
puro como la mente de un niño
naranja como la mejor mandarina
grande como todo el universo
celeste como el lago que más refleja
colorido como el mismo arcoiris
maravilloso como un cuento de hadas
inmenso, extraordinario, inexplicable.
La mayor belleza natural
el mejor regalo del mundo
el mundo mismo cada mañana
el inicio de un nuevo día
de una nueva oportunidad
nuevas sonrisas por contemplar
por disfrutar, por hacerlas nacer.
Un nueva oportunidad,
y el famoso “hoy puede ser un gran día” se renueva
La vida nueva
el inicio de cada día.

6 comentarios:

Guille dijo...

Sabes que para mi solo hay algo mejor que una amanecer...Un atardecer.

digler dijo...

claro que puede ser un gran día, todo depende de nuestras perspectivas

Esther dijo...

Sí, la verdad es que aunque siempre en este mundo habrán cosas que no nos gusten, siempre estaremos rodeados de otras cosas muy bonitas, para apreciarlas sólo es cuestión de abrir los ojos, aunque otras veces no nos es tan fácil.

Un saludito.

Esther dijo...

Sí, la verdad es que aunque siempre en este mundo habrán cosas que no nos gusten, siempre estaremos rodeados de otras cosas muy bonitas, para apreciarlas sólo es cuestión de abrir los ojos, aunque otras veces no nos es tan fácil.

Un saludito.

Nicolas dijo...

Y si, es ua cosa maravillosa el amanecer. A veces cuando estoy en Mar del Plata y salimos de bailar nos vamos a la costa a esperar el amanecer y recién ahí nos dormimos. Es hermoso.

Muy lindo la verdad... como los crepúsculos.

Nico.

Solano Palacio dijo...

y? tres dias sin posts? el publico se aburre... va de buenas :P.