jueves, 3 de diciembre de 2009

Y después

Vulnerable en tanta noche
Ínfima en la soledad
Miel que cae suave, tibia
Ante mis pupilas se desintegra.

Emerger entre los restos.

Un rayo truena en silencio
Sacude y todo lo hace vibrar.
Un salto ciego entre las olas
Y volver a soñar.

Emigrar, volar, renacer.
Volver y ya no caer.

Girasoles que se apagan
La luna no aparece
Y un inmenso manto
Cubre nuestras mentes.

Luz. Densa oscuridad. Luz.
El mar traslada la arena
Y el viento me lleva.

Círculos y espirales azules,
Una gris y encorvada margarita.
Una flecha verde de neón
Señala hacia la derecha.

Nubes, tu rostro, nubes, luz.

Una mancha en el lienzo,
El pomo de pintura se acaba.
Superficie blanca siempre queda
¿Qué más nos queda?

Tormenta, lágrimas y lluvia.
Una luz enceguecedora
Y después,
Después silencio.

Viento, luego brisa, y un suspiro.
Silencio.

Un beso que hace equilibrio
Cae calmo, suave y amplio
En el centro de tus labios.
Nuestros ojos se cierran.

Y después,
Después silencio.

4 comentarios:

vaL dijo...

Me encantó Valen, es hermoso. Me gustaría tener esa capacidad de expresarme mediante poemas, pero lamentablemente todavía no consigo escribir algo que me convensa, algo tan bonito como lo que acabo de leer :)

Solano Palacio dijo...

It's good to have you back... :D
sin contar las últimas semanas, este parecía un sitio abandonado...
Saludos.

Mario Albarracín dijo...

Siempre es lindo leer tus fragmentos. Saludos Vale!

Suso López dijo...

Hola Valentina!

He llegado a tu blog desde Demencia Febril, un compañero de fatigas, me parece muy interesante tu forma de escribir, creo que seré un nuevo lector, sobre todo de tu poesía. Espero que te gusten tambien mis poemas.

Saludos de un Español fan del Rock Nacional. Que por cierto tambien he visto que te gusta Sui Generis y Seru Giran, hehe! Charly es mi musico de cabecera!