miércoles, 23 de diciembre de 2009

Promesa

Aunque esta vez yo también tenía la certeza de que así iba a ser, escuché tu promesa entre lágrimas y suspiros.
Esperé.
Creí.
Intenté. 
(Hiciste lo mismo, supongo).
Se cumplió.

Que íbamos a ser felices, eso habías dicho aquella noche entre las sombras que se filtraban por la ventana a medio abrir.

3 comentarios:

Mariana dijo...

Hola. Está lindo pasar por acá esta mañana y desayunar con un mensaje tan optimista.

Está linda la felicidad de a dos.

Un gusto conocerla, seguramente me tendrá de vuelta.

Ulysses dijo...

Las promesas se deben cumplir.
Feliz Navidad y un gran abrazo

vaL dijo...

Felicidad.