martes, 29 de diciembre de 2009

Fragmentos de una especie de “balance 2009”

«Personajes oscuros, anónimos, enrejados, que intentan ensanchar el pecho y elevar los brazos son los que me habitan últimamente.»

No sé en dónde estuve por varios meses... simplemente mi vida hizo una pausa. Y ya creo que volví del todo. Estuve sin leer y sin escribir mucho tiempo. Eso me tuvo en otro mundo. Perdí un poco de mi sensibilidad y dejé de lado cosas que sabía que me hacían feliz y hacía mal en dejarlas. Pero ya recuperé casi todo, y estoy más sensible que nunca. Crecí en el camino, y cambié mientras crecía. Abrí un poco más los ojos, me di cuenta que había un cielo celeste encima mío todavía y que mis brazos sí pueden elevarse. Agarré una nube, acaricié un pajarito. Caminé por el arcoiris, y me senté bajo la lluvia. Trepé un árbol, y todavía estoy aprendiendo a volar.
[...]
Aprendí un poco más que antes a llevar las relaciones aunque esté completamente en desacuerdo. Grité mucho (y no precisamente elevando la voz) y tuve que callarme un poco también. Cambiaron algunos roles y algunas formas de ver ciertas actitudes o lazos. Otras siguen intactas.
[...]
Todavía me aturdo con la música, y todavía grito cuando no hay nadie en casa. A veces también lo revoleo a Nacho* contra el placard. Me derrito cuando Tomy** me da un beso sin que se lo pida y lo saco a Mateo*** a empujones con el pie cuando se acuesta sobre mi almohada.
[...]
Tengo metas. Tengo planes. Tengo sueños. Algunos son procesos que voy realizando, otros estoy esperando que llegue el momento para iniciarlos. Algunos se dan de repente, otros se darán cuando tengan que darse. Estoy segura, y mis pies pisan con más fuerza. Mi boca habla, hasta grita, y todavía se queda callada a veces. Mis puños aprietan con más fuerza y mis sentidos siguen desarrollándose. No sé qué vendrá. Sólo sé que hoy estoy acá y tengo lo poco que considero mío. Es todo pasajero, y yo también estoy de pasada por acá. Más que nunca.

* Mi peluche favorito que duerme conmigo hace casi 14 años.
** Mi hermanito y ahijado.
*** Mi gato, que es hermoso, pero me da alergia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cambiamos, mientras cambiamos, crecemos...

vaL dijo...

A veces es necesario tomarnos un tiempo simplemente para nosotros mismos, una especie de "tregua", sin leer, sin escribir...para marcar un nuevo comienzo, y volver a vivir con todas las ganas...