sábado, 13 de diciembre de 2008

Lucha interna

Todos siguieron sus vidas sin saber que dentro mío miles de cosas pasaban. Mi alma pendía de un hilo. La expresión de mi rostro también. Me había convertido en un campo de batalla donde el único deliberante era yo. Y nadie se dio cuenta, o fingieron no hacerlo para no complicar las cosas ni introducir a nuestros días hechos inusuales, o simplemente por no querer pensar, interpretar, y buscar las palabras exactas. Por no ir a donde no conocían el destino. Por no querer saber más. Pero quizás en realidad nadie se dio cuenta. Qué ojos ciegos me rodean. Qué almas quietas me acompañan. Estaba yo sola, y seguía luchando, y buscando, y pensando. Todo a mi alrededor se hizo difuso y sola me encontraba tratando de aclarar tantas cosas, preguntando tantos porqués y buscando razones sin ningún resultado. Y una vez más, en medio de mi lucha interna tuve que volver a la realidad y abandonarlo todo, pretender que nada pasaba y seguir con lo que todos suponían que yo estaba pensando, o haciendo, o mirando. Y nadie sabía que en realidad yo estaba en otra parte muy lejana. Sola e incomprendida. Sola. Sin comprenderme ni a mí misma. Sola. Y ahora nadie me miraba, si algo habían percibido, ya se había difuminado ente la humedad del ambiente, el humo de la ciudad, palabras sin sentido, conversaciones triviales a las que trataba de incorporarme nuevamente, pero segura de que nada de lo que dijeran me interesaba. Ya nada me interesaba. Nada más que mi mundo y esa lucha que sigue pendiente.


Texto que había escrito hace algunos meses y nunca publicado. Hace un par de días sentí algo similar, me acordé de este fragmento, edité el texto, le agregué algunas cositas, cambié otras, y acaban de leerlo.

5 comentarios:

D.G. dijo...

A menudo me pasa que cuando esos ojos, esos oídos, esas mentes no descubren estas luchas internas que tenemos [sanas por otro lado], es mi libreta la única capaz de entenderme, de explicarme lo que me pasa...
Es complicado a menudo abrirnos, dar el primer paso y mostrar esa lucha, y no siempre es recomendable la verdad, pero bueno, tus ojos también son capaces de ver quien puede ayudarte, o de ver que sólo tu libreta debe hacerlo.
Espero que la batalla llegue pronto a su final.

India dijo...

si...suele suceder. esas luchas interiores creo que son mas comunes de las que uno piensa.

saludos

aLba dijo...

sigu luchando por sobrevivir .... aunque seas tu sola , :)
se valiente

digler dijo...

creo que todos guardamos una lucha que nadie más puede apreciar.

parece mentira,pero a veces esos sentimientos se repiten pese al paso del tiempo

La vida te despeina dijo...

cuando lo lei, me acorde inmediatamente de, Lejana de cortazar, no se si lo leiste. Son esos textos que te dan ganas de leerlos una y otra vez, y que cada vez que tenes esos dias volves a leerlos y cada vez se hacen mas tuyos.
felicitaciones, hermoso!