jueves, 25 de diciembre de 2008

¿Feliz? Navidad

Hoy sentí ganas de llorar. En plena Navidad, 24 de diciembre a las 24hs, o 25 de diciembre a las 0hs, tuve ganas de derramar una lágrima culpable, una lágrima víctima. En estos últimos días mis energías han sido débiles; mis ganas de seguir, pocas; mis objetivos, difusos; mis amistades, vaivenes; mi vida, inestable. No he sabido cómo reaccionar ni qué sentir o pensar. No he sabido responder ni controlar mis emociones o impulsos. No he sabido muchas cosas en este último tiempo, y aunque haya podido mostrar una que otra sonrisa, todavía no he podido salir del todo adelante. Toda la familia mirando aquellos destellos luminosos y ruidosos en el cielo; las hermosas luces de colores que adornaban por segundos el cielo de la Navidad tucumana. Yo los veía, pero más me concentraba en la nube de humo y papelitos quemados que se elevaban y de a poco cubrían la ciudad entera. Veía los colores, pero sentía un silencio muy profundo en mi interior, un silencio que me incomodaba y que se asustaba con cada explosión pirotécnica. Tenía un espectáculo en frente mío, pero esta vez era aquello que pasaba por mi cabeza lo que me emocionó, me movió y hasta me entristeció. Era una belleza, sí, siempre disfruté de ese espectáculo festivo (exceptuando los ruidos ensordecedores), pero esta vez me sentía muy diferente… no estaba lista para disfrutar de todo aquello.

Apartada del resto de los invitados, yo miraba al cielo mientras mis ojos se vidriaban rápidamente. Era la primera Navidad en la que no había ningún niño que creyera en Papá Noel, sólo una pequeña que no entiende el concepto todavía. Nadie lo esperaba al barbudo esta vez. Nadie preguntó “¿Cuánto falta?” mientras cenábamos. No hubo ojos inocentes brillando al sentir la campanita sonando enérgicamente. No hubo ninguna ilusión, ni actuación, ni emoción, ni sorpresas. Ya somos todos grandes y nos quedamos mirando el cielo hasta muy pasadas las 12, cuando recién alguien se acordó que era hora de abrir los regalos. Y la más profunda tristeza fue después del revuelo de papeles, que no fue mucho, ver esos ojos tristes, esa inocencia desilusionada, esa niñez que de a poco empieza a desaparecer para dejar que llegue el hombre en el que mi hermanito se está por convertir. Verlo tan triste, sabiendo por primera vez lo que es una Navidad sin Papá Noel y con regalos envueltos por sus propios padres. Y lo tuve en mis brazos un buen tiempo, y nos hablamos suavemente, y traté de cualquier forma hacerlo sentir un poco mejor, subirle un poco los ánimos. Pero no sé si pude lograr mucho. Mi angelito estaba triste, muy triste sin esa hermosa ilusión del gordo barbudo. Y me acordé de aquellos tiempos… ¡Qué triste es enterarnos de tan horrible noticia!

Y mientras miraba los destellos de colores no sólo me sentía más lejos que nunca de cualquier tipo de ilusión o niñez, me sentí contenta de tener a la familia reunida en casa, a ese primo que hace tanto no veía, y a esas personas que me hacen reír con anécdotas familiares y locuras generacionales. Me sentí feliz de estar rodeada de todos ellos. Pero a la vez me sentí sola mirando el cielo. Pensando cosas que seguramente nadie pensaba, y tratando de encontrar la respuesta de por qué las fiestas nos traen tantas cosas a la cabeza y tanta melancolía. Qué bueno hubiese sido poder ver a esa amiga con quien tantas cosas tengo que hablar. O haber tenido a esa otra amiga un poco más cerca para darle una llamadita y escuchar su voz, que hace tanto no escucho. Que alguien me aclare en quién debo confiar y en quién no. ¿A quién creerle? ¿Con quién hablarlo? Cuánto lo amo. Qué difícil se me hacen las cosas a veces. No quiero sentirme tan triste al pensar en esa persona. ¿Qué es lo que hice mal? ¿Realmente es injusta la vida? Cuánto los necesito y qué lejos los siento. Tantas cosas en mi interior y todavía ninguna expresada. De algo estoy segura y es que todavía no estaba lista para estos festejos.

No estoy lista para que termine el año sintiéndome así y con cosas pendientes todavía. Así que en estos pocos días que me quedan espero poder reacomodar mi interior lo más que se pueda, ver a todas las personas que tengo pendientes, decir algo de todo esto, reestablecer ese vínculo, tratar de entender y así terminar el año… no tan mal. Y mientras todavía vive en mi cabeza la imagen del mar de luces de colores y humo cubriendo la ciudad, voy a intentar detener las lágrimas que me nublaron la vista mientras escribía estas líneas, y que son las mismas que logré retener hace unas horas, a las 12 de la noche, en esta no tan feliz Navidad.

6 comentarios:

Lu sin panquequear dijo...

nos vamos volviendo viejos...las preocupaciones son distintas y las ilusiones mas lindas, como la de papa noel ya no existen...deberiamos tener alguna ilusion o creencia de este tipo toda la vida!! es parte de las cositas que nos alegran algunos momentos...

un beso grande! todavia tenes una semana para poder terminar bien el año!, ponele pilas!
muchisima suerte...y ahora si te deseo feliz año nuevo! espero que empiece y siga mejor

Le Petit Prince dijo...

Hace ya desde los 17 que pienso eso, que la noche de navidad me sirve para sentarme despues de 12 en el patio, fumar un cigarrillo y recordar mi infancia, cuando desesperaba por saber que me traeria Papa Noel, si seria tal cual como lo queria, si lo podria ver, cuanto tiempo jugaria al otro dia con esos regalos. En resumen, me siento un viejo, jaja. Por un lado esta bueno, uno tiene otras responsabilidades y se siente -quizas- hasta mas capaz en muchas cosas, pero uno añora esos momentos en los que soñar era practicamente lo unico que haciamos. El balance del año te lo debo, creo que salgo perdiendo, por goleada, pero como una vez me enseñaron a decir, si el año fue malo, brindemos porque termina, y si fue bueno, brindemos por que se repita.
Es bueno que termine, aunque tampoco me sienta preparado para empezar el otro.
Un beso grande, que termines el año de la mejor forma posible. Yo brindo para que sonrias tan lindo como escribis.

La vida te despeina dijo...

tus palabras me hicieron nublar la vista a mi tambien.... "a quien creerle, a quien no?".... las amigas, tantas cosas uno piensa en navidad, tantas cosas inconclusas y tan poco tiempo para q termine el año... esperoo que resulte bien!, mucha suerte, yo tambien voy a intentarlo!

Charlie dijo...

Sí, las fiestas invitan a volar y la melancolía se cuela entre memorias que se mezclan entre los abrazos, los petardos, los papeles y los brindis. En el continuo balance de estos días rescatá los tantos momentos lindos, la sonrisa de la gente que irradia buena energía, y todo lo que has podido hacer por los demás, que sé que es mucho. A pesar de las diferencias generacionales, la navidad nos recibió con sentimientos similares! Más allá de ello, celebro conocerte y continuar accediendo a tu mundo en estos últimos doce meses - ésto ya cuenta en la columna de lo positivo en mi balance! :)
Mucha paz y felicidad estos días y a lo largo de todo 2009.

Nicolás dijo...

No entiendo porqué retenés las lágrimas...

Si no las dejas ir, esa angustia de no saber nada con calirdad no te va a dejar nunca.

No seas rígida, Vale querida, llorá y vas a ver que tu interior necesitaba regarse.

dale.

Beso.

Cvas dijo...

yo vi a los companieros del trabajo hacer intercambio de regalo... me dio risa por ellos, intercambiar regalos es algo chistoso, pero es grato, aunque yo no fui parte de eso.

Yo si llore como un ninio avandonado, tantas cosas me paso este anio, que nunca volvera a suceder, y gracias a ello aprendo mucho de esta vida, tan corta, aprendo de la gente, aunque siempre me dan miedo, y no por que son unos moustros o algo asi, es algo que tengo aqui adentro, y no se que es.. aunque si puedo confesar en este blog que todo fue mi culpa. Que aunque nunca mostro interes, yo fui culpable en dejarla ir, pero ahora aun si la pienso se que ella esta mejor... y eso me hace sentir y poco mejor, quiero que este anio que viene sea mejor, en el sentido de trabajo, retomar esos tiempos padados en la compu por videotutoriales para HTML y CSS pero bueno solo espero un dia poder aprender... no pido nada de este anio, encambio tengo mucho que dar, espero que este anio sea el mejor anio de mi vida ya que este anio que paso... nunca lo quiero repeter, aunque fue el unico anio donde dice mas "te quiero" por que el anio antes de esta solo decia "te Amo" Cielos tengo tanto miedo de la gente por que cambian constantemente. y si saber a quien esperar y creer solo estare aqui retomando...

No quiero escribir mas espero que no te molestes, es solo que queria decir eso...