jueves, 11 de diciembre de 2008

¡Basta de mentirnos!

Nótese que el siguiente artículo no es una crítica a una determinada marca o empresa, ni a un determinado producto, sino más bien a todos o casi todos los que consumimos en la actualidad. Digo casi todos porque quizás haya alguno que se salve de mi crítica y que yo todavía no haya tenido en cuenta, pero lo que vengo a criticar es a todo el resto.

Vengo a criticar esa maldita manía o ese maldito recurso publicitario y de ventas que utilizan para mostrarnos en el envase de un producto algo que no encontramos cuando abrimos su bolsa, caja, display o packaging. Sí, lo entiendo, tienen que vender el producto y por eso hay que mostrar el lado bello del mismo, o lo tienen que mostrar lindo y mejorado. Pero, ¿por qué mostrar algo que no es, algo que no existe?

Uno compra un pan dulce porque en la bolsa se puede ver que trae trozos de chocolate completos, enteros, y no un entrevero y casi masa y chispas de chocolate en una sola mezcla. Bien, si estamos en el supermercado vemos todos los envases del mismo producto y diferentes marcas, y todos parecen traer las chispas de chocolate completas… entonces nos preguntamos cuál comprar, de tan buenos que parecen todos. La respuesta es comprar cualquiera, porque de todas formas, ninguno trae las chispas completas. En todos vamos a encontrarnos con trozos pequeños, deformes y desordenados de chocolate.

Y no sólo me quejo de que nos muestran falsas imágenes en los envoltorios, sino de que achican sus productos, disminuyen su calidad, le quitan uno de los ingredientes esenciales, y nunca nos enteramos hasta que lo abrimos y nos encontramos con algo mucho más pequeño, no tan rico, y que ya no vale la pena haber ahorrado las monedas de toda la semana para comprarlo.

El famoso chocolate Mecano es un ejemplo. Aún con lo que voy a decir, debo aclarar que sigue siendo muy rico y sigo comprándolo, pero ya no tan seguido como antes. Esta hermosa rosca de chocolate con forma de tuerca y con dulce de leche adentro sigue mostrando en su packaging un dulce de leche brilloso, bastante líquido, que se estira al morderlo, que el hueco que genera el chocolate está completamente lleno de dulce de leche… tal cual era hace unos seis años esta golosina. Un día, de repente su tamaño se achicó hasta casi la mitad, el hueco de chocolate viene con la mitad de dulce de leche y la otra mitad es aire, y el dulce de leche es duro, se quiebra al morderlo, ya no se estira, ni nos ensucia la quijada cuando estamos distraídos. El producto cambió completamente y en su envoltorio no vemos más que un avance o modernización del diseño quizás. La foto que nos hace agua la boca, sigue siendo la misma de hace seis años, cuando el producto sí era así, o un poco más parecido.

Y así nos engañan con todos los productos que consumimos. Los envoltorios son cada vez más grandes y los productos cada vez más pequeños. Así se gasta más en el packaging y nos cobran más para poder financiarlo, y cada vez pagamos más por algo cada vez más pequeño y de menor calidad. Muestran en los envoltorios tamaños hasta el doble de grandes de lo que vamos a encontrar adentro. Todo brilla, todo está en perfecto estado, y siempre va a ser el mejor producto de todos. Pero sólo basta con abrirlo para darnos cuenta.

¡Basta de mentirnos! Quiero comprar lo que realmente me están vendiendo, no un ideal de un producto, o una idea falsa al ver su envase. Quiero saber con qué me voy a encontrar. Quiero saber qué es lo que compro, y no cuál es el producto que hicieron especialmente para la fotografía del envase, o qué buen manejo de Photoshop pueden tener los diseñadores.

¡Basta de mentirnos! Aunque sé que va a ser difícil… sólo planteo mi crítica y punto de vista.

6 comentarios:

Lu sin panquequear dijo...

jaja sii, si nos conocemos! la verdad que no dice mucho mi perfil jaja, soy Lucila, tu compañera de la facuu! =)
espero que estes bienn!
mucha suerte valee

India dijo...

creo que la vida es asi. todo el mundo vende algo que no es.

besos escritora

Lu sin panquequear dijo...

y bueno niña..estudiamos diseño grafico asi que formamos parte de esto de "mentir" en los envases...que se le va a hacer, la postmodernidad es así! (los efectos de cultura siguen hasta ahora como verás!)

Anónimo dijo...

jajaj disenio grafico tendran que ser bueno para el photoshop jaja

te quiero te cuidas,

Anónimo dijo...

Hablando en serio, cuanto tiene que ver estos de los packaging con la propia y manoseada humanidad...

Anónimo dijo...

Interesante análisis, llamando un poco a la reflexión? sobre todo si somos víctimas y complices a la vez de estas falsedades del marketing.. POdriamos a demás sin esforzarnos mucho encontrar miles de ejemplos sensillos, pero en este momento no me voy a explayar porque ese cartel que se ve desde el balcón, rojo, con una m amarilla y una gran hamburguesa de pan y verduras frescos y brillantes me dió hmabre...