lunes, 11 de enero de 2010

Fin

Y un día cualquiera, como hoy, como ayer, como mañana,
nos damos cuenta que ya no nos queda más nada que compartir.

10 comentarios:

Lucía dijo...

Y bueno , hay cosas que se terminan... Porque energeticamente no nos pertenece, y ahí te das cuenta que no ha quedado , que compartir.

Sos muy linda.

Dr. Delirio dijo...

Justo cuando te empezaba a leer!

Sofy M dijo...

Bueno, fue un gusto leerte entonces(si es que hay que interpretar que cerras el blog)Pero una persona como vos seguro tiene demasiado por compartir todavia, supongo que esto es solo el cierre de un ciclo y que no vas a dejar de escribir y menos aún de viajar. Besos Vale!Exitos en lo que emprendas! ;)

Valebé dijo...

No me voy a ningún lado. Hay un fin, siempre hay fines, a cada momento, pero no es el fin de mi blog, es justo su momento de mayor esplendor! Jeje!
Gracias de todas formas por los buenos deseos, pero acá me tendrán todavía... :)

ara dijo...

Me asustastee!! Leí y dije ¡oh, noo!, pero luego leí tu comentario =)
Bueno, dejo mi huella, para demostrar que siempre estoy presente en tú blog, besotes!

ara dijo...

Con respecto al otro post, muy buenas fotografías y se ve que la pasaste muy bien en el viaje! Me alegro por ti! La primer imagen de la izquierda esta barbara! (tiene muy onda a la pelicula "Into the WIld" :D)
Saludos desde Santa Fe! (esta lloviendo por cierto, que lindo olor a tierra mojada! trae tantas nostalgias ese aroma(=..)

Lali.V dijo...

Supe leer un pensamiento sabio, decía que nosotros los mortales no nos entendemos fuera de la línea del tiempo del pasado, presente y futuro; cuando en realidad solo existe un presente en constante desarrollo, este aquí y ahora en constante Cambio y Movimiento es la clave de la vida eterna.

Serán nuestras limitaciones para comprender esto, las que nos hacen sufrir a la hora de contemplar un "fin"?

Un abrazo Vale! :) gracias por los piropos a mi lugarsete.

Esther dijo...

:) Eso, no te vayas... yo aun aunque pudiera andar de capa caída, no me pienso ir. En otros tiempos me hubiera sentado mal no ver comentarios pero, ahora... todo tiene que ser independiente a los comentarios o debemos intentarlo ¿qué más da? El caso es no perder nunca las ganas de escribir ni compartir. Es un rinconcito, un lugar tuyo... El mío mi casita azul... El tuyo.. ¿cómo le llamaríamos? ¿Casita blanca? Qué presidencial ¡Je,je,je! :) Y es que un@ acaba cogiendo cariño a sus casitas, aun aunque más tarde se pudiera marchar. ¡Ánimo! ¡Tú sigue dando guerra! :)

En cuanto a los finales, no me gustan y me negaba a admitir su presencia :( pero, supongo que son ley de vida y que siempre estarán ahí. Sólo queda aceptar. ES el primer paso, para intentar ser un poquito más felices. Por intentarlo...

Saluditos.

Valebé dijo...

Más que casita, azul, blanca, o anaranjada (que es, en realidad, el color que más me sienta), esto es mi rinconcito, mi guarida. Hoy mismo le escribí a alguien que tiene mucho que ver con lo que fue el inicio de mi blog, ese primer impulso, y le dije así, guarida, es donde me escondo, donde realmente vivo, donde soy libre, hago lo que me gusta... y hasta sociabilizo!! Es ese lugarcito que cada vez cuesta más abandonar por todo lo que hemos puesto en él.
Gracias por estar siempre que estuvieron.
Y de nuevo, no, no es el fin de mi blog :)

vaL dijo...

Suele ser triste...pero cuando no queda otra opción...es mejor abrir los ojos a seguir forzando lo que ya no es.