martes, 24 de noviembre de 2009

Competencia

El astro más inmenso y luminoso se eleva entre cementos, incandescente amanece en la ciudad y filtra un poquito de su ser por una ventana en algún edificio.
Ahí es cuando despierta, abre sus ojitos, mi mundo sonríe, y empieza a competir con el gran astro para ver quién me da más luz.

1 comentario:

vaL dijo...

Valentina. Valentina. ¡Qué bello es habernos encontrado! Voy a pasar seguido a leerte porque me quedé deslumbrada con tu prosa, y realmente parecés una de esas personitas interesantes que uno suele encontrar por estos medios. Con solo leer tus datos personales me sentí más que identificada...