martes, 27 de enero de 2009

No te vayas

Lo siento muy adentro. Lo siento, pero no quiero decírtelo. ¿Será que todavía no tenemos la confianza suficiente? Sí, creo que es eso. Pero lo sigo sintiendo. Y no puedo callarlo. Entonces me decido y te lo digo: no quiero que te vayas. No ahora que va todo tan bien. No ahora que empiezo a conocerte. No ahora que tengo ganas de volver a verte. No ahora que podemos compartir tanto.
No quiero que te vayas. Pero tampoco quiero frenar tus sueños ni tus posibilidades de crecer. Entonces mejor voy a decirte que te vayas, que hagas eso que tanto querés, porque sé que lo querés. Pero que sepas que me gustaría que te quedes cerca y compartamos muchas tardes más. Y que si te vas, te voy a extrañar. Acordate de eso. Acordate de mí.

6 comentarios:

Ulysses dijo...

¿Cuantas veces no nos atrevemos decir?: No te vayas, al menos lo dijiste.

Saludos

digler dijo...

hay cosas que uno no debe callar. pero tambien hay que tener en cuenta que el querer a una persona significa desear que cumpla todos sus anhelos, aún si para ello hay que padecer ciertas distancias

JADE dijo...

que seria del poeta sin arte? es ambiguo el sofisma... te dejo un beso grande!!!
noto que no abundan fotos... por quoi?

Theo dijo...

Las personas vienen y van, y a veces hay que mirar muy lejos para recordar a alguien. No importa: somos enanos subidos a hombros de gigantes y nuestra vista alcanza más lejos.

Tomás dijo...

Yo creo que es el sentimiento más difícil de expresar, no?. Por orgullo o para no demostrar debilidad, es casi imposible pedir que no nos dejen, que se queden con nosotros.
Veo que algo está pasando, noto un tinte de vacío en varios posts, espero que no sea nada grave, que lo puedas superar. Gracias Vale, tus comentarios siempre son súper positivos y halagadores, tanto, que a veces no los respondo porque no sé que decir, y hasta me pongo rojo frente al monitor jejeje.

un beso muy grande amiga, espero verte pronto...ojalá!

Kevin Mendo Epquin dijo...

dejar partir a alguien sabiendo lo que tenemos dentro y aún así dejarlo partir es verdadero sacrificio, y que bueno que lo digas. un abrazo espero que veas mi blog y recibier también tu opinión