martes, 4 de septiembre de 2012

Memoria selectiva

“Qué locas son las cosas
que al alma se le antoja
conservar.”


Ya sé, ya sé por qué me pasa esto y llegué a la conclusión que toda la culpa la tiene mi cabeza. Odio esta memoria selectiva que sólo sabe recordar sonrisas, y brillos en los ojos. En realidad, siempre me gustó mi capacidad de olvidar lo malo, de perder los detalles de las discusiones, pero recordar hasta la cantidad de veces que respiraste antes de besarme por primera vez. Claro, es una gran ventaja la que yo tengo, pero en realidad, en este punto, a mí me resulta un problemón. Sólo recuerdo todo lo hermoso que hicimos, vivimos y nos dijimos. Pero si mi cabeza recordara también lo feo, lo doloroso y las lágrimas, tal vez sería más fácil volver a vivir sin vos. Recordando sólo lo hermoso, no puedo evitar pensar que las cosas, tal vez en algún momento, pueden llegar a volver. Y no es así, la vida cada día nos da otro golpe distanciándonos un poquito más y recordándonos que no es así, que no se puede volver a la misma felicidad que algún día nos envolvió. Yo supongo que si recuerdo más dolores, tal vez sea más fácil desatar este nudo que todavía me ata a tu sombra. Tu sombra, tu perfume, o lo que sea que todavía te mantiene por acá, caminando por los pasillos, escondiéndote en mi cuello, tomando un café al frente mío. Como si nada, como si todo, entre las caricias que aún revivo, los secretos al oído, los volantines, los besos en el cuello y el olor a verano.

3 comentarios:

Ale dijo...

Mm no lo sé Valebé, yo creo que siempre el tema es aceptar. Sea que tengamos lindos o malos recuerdos, el problema siempre es que no aceptamos que algo ya no está; y quedamos anclados a recuerdos, sea cual sea éste.

Hay cosas que no se olvidan con nada, y mas allá de toda el agua que corra bajo ese puente, siempre vas a recordar las cosas lindas. Aunque en ese momento ya no te interese volver a vivirlas con esa persona; es un recuerdo que quedará siempre con vos, fiel testigo de que viviste y sentiste y te dejaste tocar por la vida.

Beso enorme :)

Valebé dijo...

Tenés toda la razón mi querido Ale... pero a veces es tan difícil aceptar ciertas cosas... :(
Te extraño! Extraño hablar con vos!
Besos, y gracias por tus palabras.

José A. García dijo...

Si fuera tan fácil apartarse de los recuerdos...

Pero dejaríamos de ser quiénes somos... Creo.

Saludos

J.