jueves, 30 de diciembre de 2010

Despedida

En silencio, con el gusto de la última tarta de coco entre mis labios, el aroma del pollo de todas las navidades, el abrazo con el que te envolví toda, un sobrecito con mi nombre, tu voz y varias lágrimas, me despido y te agradezco por estos enormes casi 21 años a mi lado. Mi abuelita. Para siempre.

5 comentarios:

Freckles dijo...

Me llego al hueso...
Me recordo a mi viejita *-*

Espero que tengas un buen comienzo de año. Te mando un abrazote!

Fernando dijo...

Hermosa foto, hermosas palabras… hay sentires que nos llevan a aferrarnos a lo más profundo del alma.

No hay más que decir. Es difícil entender y aceptar las partidas, pero es necesario.

Que en el fondo prevalezca lo eterno.

Te envío mi más enorme abrazo, aunque resulte insignificante y pequeño.

María Beatriz dijo...

Lamento mucho lo de tu abuelita.
Un abrazo!

Alejo dijo...

Mis condolencias Vale, y un abrazo para levantar el ánimo cuando se necesite.
Alejo

albordedelabismo dijo...

Uf, casi se me cae una lágrima. Que triste =( Arriba ese ánimo!