domingo, 1 de marzo de 2009

Una razón para escribirte (Fragmento)

Entonces vuelvo a agarrar la lapicera y me dispongo a garabatear algo que no pretendo tenga sentido o sea entendido. Pero vuelvo a dejarla en la misma posición, en esa que espera desde hace tiempo. Y una vez más, me pregunto por qué. Por qué esto. Por qué así. Por qué ahora. Por qué a mí. Y ya no logro encontrar respuestas. Ya no sé ni lo que las palabras significan. El mundo gira, y mi mundo también gira. Voy a una velocidad mucho mayor y llego a puntos que nunca imaginé. En un segundo encuentro una vida. En un segundo se desgarran mil sensaciones y se mezclan con el ácido sabor de la duda, del por qué que me atormenta. En un segundo me desarmo y vuelvo en mí. Mientras tanto, en algún ínfimo punto de cualquier rincón existente, construcciones se derrumban, ríos cambian su rumbo, algún bosque se incendia y alguna ciudad se inunda. Las cuerdas del navío se enredan y el capitán renuncia dejando el timón y las velas a la voluntad del viento.

(Fragmento)

8 comentarios:

India dijo...

nose porque....pero senti que es maso menos lo que le pasa al pais no?

saludos

El Infalible dijo...

muy buena entrada, excelente!!

digler dijo...

a veces son tantas las preguntas que ya no existen respuestas que sean suficientes...

pero supongo que de eso se trata nuestro camino por la vida,de sumar preguntas y luego darles respuesta

ysraelg7 dijo...

Realmente hiciste que me acordara de un episodio que alguna vez vivi y explore con cierto desatino eehhh...


De veras muy bueno.
Un abrazo.

Nicolás dijo...

Paralelismos entres los paisajes internos y los externos.

hermoso.

Kevin Mendo dijo...

hola, es verdad esos momentos que uno pasa, muy buen fragmento, espero leer algo más muy pronto, ojala leas nuevamente mi blog.
cuídate, un abrazo

Kevin Mendo dijo...

hola, es verdad esos momentos que uno pasa, muy buen fragmento, espero leer algo más muy pronto, ojala leas nuevamente mi blog.
cuídate, un abrazo

Rodrigo dijo...

–¿Sabes? Si quieres divertirte, lo verdaderamente divertido es inventarte explicaciones. Si la gente quiere razones, pues dáselas. Lo que te venga en gana. Invéntate las razones. Te llevarás una sorpresa: cuanto más inverosímil sea la razón, más satisfecha se quedará la gente.

La niña del pelo raro, David Foster Wallace (DFW).

Este fragmento me llevó a poner otro fragmento. ¿Se puede hacer un libro con millones de fragmentos?.
Bueno como dice Diane de la película Trainspotting: "Todo cambia".

No entres a mi blog (psicología inversa).

Saludos.